ventasballester@gmail.com | 93 347 65 83
12
MAY
2015

Hacienda tasa en 1,6 millones la flota de coches de Pujol Jr.

Posted By :
Comments : 0

La agencia tributaria tasa en 1.582.114,85 euros la flota de vehículos de alta gama de Jordi Pujol Ferrusola. Hacienda ha entrado en la nave industrial de Barcelona en la que el hijo del ex presidente catalán custodia su colección de coches clásicos y se ha topado con una docena de vehículos en perfecto estado de revista y mantenimiento por la que Pujol Ferrusola declaró oficialmente haber abonado unos 100.000 euros, 10.000 de media por cada uno.

Los tasadores de Hacienda se han topado en el polígono barcelonés de Buvisa con la joya de la corona de la colección: un Lamborghini Miura que el Fisco tasa en 562.994 euros. Y también con la pieza más vistosa: un Porsche 911 amarillo cuyo capó lo recorre una gigantesca bandera de Cataluña y que el Fisco valora en 78.261 euros. La mayoría de los coches no tiene pasada la itv o le ha caducado y «legalmente no puede circular».

La Agencia Tributaria ha confeccionado un dosier con el precio de compra declarado por Jordi Pujol Ferrusola y establece su valor real de mercado.

El resultado ha sido remitido al Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, que mantiene imputado al propietario de esta lujosa colección por blanqueo de capitales y delito fiscal, al considerar la Fiscalía Anticorrupción que ha amasado una ingente fortuna procedente de la corrupción política en torno a la figura de su padre, el ex president Jordi Pujol.

El coche más valioso es el referido Lamborghini Miura, «un automóvil deportivo producido entre 1966 y 1972, cuyo diseño estaba inspirado en los sport prototipos de la época como el GT40 y el Ferrari 250 LM, famosos por sus participaciones en las 24 horas de Le Mans. El modelo del hijo mayor del histórico líder de CiU es el «conocido como Miura S, que fue presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra en marzo de 1969», del que sólo se fabricaron «140 unidades entre 1969 y 1971» y que dispone de 370 caballos de potencia.

Según Hacienda, el Miura de Pujol Ferrusola se encuentra en «muy buen estado general» pero, paradójicamente, resalta que no tiene pasada la ITV y, por tanto, «legalmente no puede circular». El Fisco subraya que su actual propietario sólo declaró haber pagado por esta joya 9.000 euros en 1997.

En el ranking de coches más valiosos de la colección aparece otro Lamborghini. En esta ocasión, un Diablo relativamente reciente, matriculado por primera vez en 1998 y valorado en 106.699 euros. «Es un superdeportivo que se introdujo en 1995 en el Salón del Automóvil de Ginebra», de la «versión SV, que significa Super Veloce», que «incorporaba un aumento de potencia de 380 caballos» y al que se dotó de «un alerón trasero ajustable como equipamiento de serie».

A diferencia del vehículo anterior, sí tiene pasada la ITV, pero no luce el distintivo y, en consecuencia, vuelve a subrayar Hacienda, «legalmente no puede circular». Pujol Ferrusola declaró haber pagado por él en 2011 sólo 25.000 euros.

Junto a estos dos flamantes Lamborghini, Pujol Ferrusola dispone de un par de Ferrari. El más valioso, un F40 de color rojo que Hacienda tasa en 493.767 euros, cifra que contrasta con los 33.000 euros que el hijo mayor del clan Pujol aseguró haber abonado por él. «Técnicamente es un automóvil muy radical», explican los tasadores de la Agencia Tributaria. «No dispone de ABS ni servofreno, no existe sincronización en las marchas y no hay dirección asistida ni ningún otro tipo de ayuda electrónica». Éste sí que tiene la ITV en regla y, por tanto, «legalmente sí puede circular».

El segundo de los Ferrari de la colección Pujol es más modesto. Se trata de un 328 GTS de 23 años de antigüedad valorado por Hacienda en 46.701,55 euros. «El nombre 328 proviene de sus 3.2 litros y su motor de ocho cilindros» y, precisa el informe del Fisco, dispone de «una velocidad máxima de 262 kilómetros por hora y acelera de cero a cien en 5,9 segundos». Este coche vuelve a presentar el denominador común en la colección Pujol: «Tiene la ITV caducada y no puede circular legalmente».

Los Lamborghini y Ferrari dan paso a un par de Porsche 911. El más llamativo de todos, matriculado por primera vez en 1973 y «preparado para competición de tipo rallies históricos y de velocidad», es de un color amarillo chillón y está envuelto en una gran bandera catalana. Lleva pegatinas para simular que forma parte de la «serie RS», aunque no lo es. Al igual que la mayoría de coches, «no tiene la ITV en vigor y no puede circular». Hacienda lo valora en 78.261 euros.

El segundo de los 911, tasado en 48.737 euros, es de 1969 y pertenece a la versión Targa, «que significa escudo en italiano». Está inspirado en «la Targa Florio, carrera de coches deportivos en Sicilia«. Para no ser menos que la mayoría de los anteriores, carece de la preceptiva inspección técnica.

El tercero de los Porsche que integran la colección es un 356 Súper 90 B que Hacienda cuantifica en 45.814 euros. «Es un deportivo producido entre 1948 y 1965, fue el primer automóvil de serie fabricado por Porsche y tiene cuatro plazas con motor trasero montado sobre un chasis derivado del Volkswagen«. Curiosamente, este coche sí tiene los papeles en regla.

La nave industrial del polígono barcelonés de Buvisa alberga también un surtido repertorio de descapotables. El primero, un Lotus Elan de 30.856 euros, un «roadster biplaza presentado en 1962 como un vehículo innovador con carrocería en fibra de vidrio y chasis Backbone» por el que Pujol Ferrusola dijo haber abonado sólo 1.800 euros. Junto a éste, Pujol tiene un Jaguar E-Type de 96.820 euros, otro «roadster biplaza» que «causó sensación en la exhibición en el Salón de Ginebra en marzo de 1961, produciendo una verdadera sensación mundial».

Los tasadores recuerdan que el «Museo de Arte Moderno de Nueva York adquirió en 1996 un E-Type Serie I como parte de su colección permanente en reconocimiento de su estilo y prestaciones sobresalientes».

El tercer descapotable de época es un Mercedes-Benz 230 L, «conocido popularmente como Mercedes Pagoda«, matriculado por primera vez en 1970. «Fue el primer vehículo deportivo del mundo con carrocería de seguridad formada por un habitáculo rígido y zonas de deformación controlada». Tampoco tiene sus papeles en regla.

El parque móvil de Pujol Ferrusola lo rematan un coqueto Seat 600 «con modificaciones Abarth», entre ellas, «el radiador de aceite frontal», y una motocicleta Bultaco Sherpa de 250 cc que tiene ya 40 años, ambos vehículos tasados en algo más de 6.000 euros.

Sobre el autor

Queremos saber tu opinión

*

captcha *